El secado y vaporizado también como parte del proceso de acabado debe ser parte primordial del control de calidad para asegurar una buena estabilidad dimensional y un correcto ennoblecimiento textil brindando a los artículos propiedades ventajosas para su uso final.